Opinión: Las razones para votar NO


(Imagen recuperada de internet)

Por: Jonathan J. Nunez Rivera

Seamos honestos, este plebiscito es otro intento del Partido Nuevo Progresista para sacar a ese “corazon del rollo” a votar. Y aun así, puede ser que no sea suficiente, todos sabemos que es difícil decir que eres abiertamente penepe gracias a todos los fracasos que ha tenido esta administración. Además de que este plebiscito no es vinculante, quiere decir, que el congreso de los Estados Unidos no está en la obligación de aceptar los resultados ya sea hacia el Sí o el No. Sin embargo, habemos muchos que votaremos en dicho plebiscito y muchos los que votaremos por el no, y las razones sobran.

Quitando a un lado los aspectos de identidad cultural (los cuales son importantes pero se hablan demasiado en estos debates), el aspecto económico es tal vez el factor más importante para votar a favor del NO este próximo 3 de noviembre.

Aunque muchos puertorriqueños no pagarían impuestos federales, muchos de los que pertenecen a la clase media y las empresas, tanto locales como foráneas, si deben pagarlas y son varias. La manera en la cual está estructurado el gobierno de Puerto Rico, con sus altos impuestos más los impuestos municipales, serían un peso demasiado grande para el gobierno de la isla y para el ciudadano común.  Eso sin contar que leyes que afectan nuestra economía como las Leyes de Cabotaje serán permanentes sin posibilidad de ser reformadas o eliminadas.  

Ya adentrándonos al aspecto cultural, ¿Porqué dejarme anexar de un país al cual no tengo ningún afecto?, ¿Porqué anexarse a un país el cual trata a sus minorías como ciudadanos de segunda clase tanto en la vida civil como en el ámbito político?, ¿Porqué abandonar mi identidad como puertorriqueño y hacerla parte de una identidad nacional la cual es incompatible con la puertorriqueñidad?, ¿Porqué darle el SÍ a una alternativa de estatus que perpetuara la colonia y que por siempre estaremos a la merced de lo que decidan en la metrópolis?  

Tengan cuidado con ese discurso de la igualdad y el progreso que tanto se habla de la estadidad. Porque con una sola mirada al panorama político, social y económico de la metrópolis es fácil determinar que con la anexión no se resuelven nuestros problemas, al contrario, pueden empeorarlos y no tendremos manera de remover un estatus políticos que es final y permanente. Si vas a votar en este plebiscito, vota NO.

25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo