Gastronomía: “De un carretón mohoso... y ahora tenemos un Food Truck”

El expelotero de ligas medianas, Ángel Sierra, dejó su carrera deportiva para sostener a su familia a través de las artes culinarias con su negocio “Pelotero Food Truck” en Cayey.

Fotografía: Suministrada del internet


Por: José Carlos Rivera Santiago


Con un cocepto deportivo, Sierra y su esposa, Lilibeth Córdova, buscan impactar el mundo de la gastronomía y los eventos atléticos en la ciudad del coquí dorado. “Los platos tienen nombres vinculados a la pelota y al softball”, puntualizó el expelotero.


Córdova aseguró que su platillo favorito es el “cuadrangular”, un mofongo con alrededor de cinco tipos de carne bañado en salsa de queso.

Además, tienen un platillo llamado “El softbolero”, una hamburguesa con plátano maduro, tocineta y salsa de queso.

La pareja indicó que el nombre de los platillos provienen de la trayectoria deportiva de Sierra, sin embargo, no descartan continuar entrelazando productos con otros deportes.


Todo por los hijos

​Sierra informó que el negocio que comenzó vendiendo piña colada después del paso del huracán María en el 2017, es el motor y sustento para la crianza de sus cuatro hijos. “Cuando uno tiene hijos, las prioridades cambian”, destacó el propietario mientras señalaba la necesidad de llevar el sustento a su hogar tras perder su trabajo después del fenómeno atmosférico.

​Mientas que Córdova destacó la iniciativa como pieza fundametal para su familia. “La realidad es que esto no es un simple trabajo, es nuestro diario vivir”, alegó Córdova.


Crece el negocio

La pareja atribuyó el crecimiento del negocio al sacrificio que este ha conllevado para su núcleo familiar. “Con el esfuerzo y el sacrificio logramos extender el menú y el lugar”, manifestó Córdova.

​“Seguimos evolucionando poco a poco, comencé en un carretón mohoso…y ahora tenemos un food truck”, subrayó Sierra mientras detallaba el crecimiento del restaurante localizado en la Carretera #14 frente al Residencial Jardines de Montellanos en Cayey.

​El propietario indicó que de solo vender piñas coladas y pinchos ahora venden: sándwiches, hamburguesas, arroz mampostiado, mofongo, tostones y otros productos.

También informó que el plato más económico tiene un costo de $2.25 mientras que el plato más costoso, el “cuadrangular”, está valorado en $14.


“Es la pieza clave”

​Por otro lado, el propietario expuso que su esposa ha sido una de las figuras más importantes durante el crecimiento del espacio gastronómico. “Mi esposa me ha ayudado mucho en la motivación…es la pieza clave”, destacó Sierra.

​Por su parte, Córdova dijo: “Esto es un sacrificio grande que nos llegó…(el food truck) es nuestro futuro”.

Cabe destecar que, Sierra alegó que el auge de su negocio es gracias al trato, calidad, servicio y amor familiar.

Sierra dijo: “Cuando tuve mis hijos, mis prioridades cambiaron…tienes que proponerte las cosas, uno sufre y llora, pero a la larga te das cuenta de los sacrificios y de hasta donde uno ha llegado”.

16 vistas0 comentarios